PRINCIPIO DE PUBLICIDAD (PROCESAL LABORAL)

Compartir artículo:

ABSTRACT: “One of the guarantees of the fundamental right to due process is the principle of publicity, by virtue of which, it is imposed on the judicial and administrative authorities, the duty to make known to the administrated and the community in general, the acts that they make in the exercise of their functions and that lead to the creation, modification or extinction of a right or the imposition of an obligation, sanction or fine.”


·         Principio de publicidad en el Proceso Laboral

Cuando se habla del principio de publicidad en cualquier área del derecho, se debe tener presente que no existe una decisión del juez o actuación de las partes, sin que las mismas se hagan saber por alguno de los medios de notificación establecidos en los procesos como lo es la notificación de tipo personal, estrados, estados etc.

Así que sin notificación de los actos no existe válidamente el mismo y por lo tanto no producirá efecto alguno.

También ha de tenerse presente que la violación del principio de publicidad en el trámite del proceso laboral, sin lugar a dudas, conllevará la violación del debido proceso, es así por ejemplo: si el juez admite la demanda laboral, dicho auto admisorio no produce efecto alguno hasta que no sea puesto en conocimiento de las partes por el medio de notificación válido y en este caso sería a través de la notificación por estados al demandante y de manera personal al demandado.

La Corte Constitucional ha manifestado en su oportunidad al respecto del principio de publicidad:

“Una de las garantías del derecho fundamental al debido proceso es el principio de publicidad, en virtud del cual, se impone a las autoridades judiciales y administrativas, el deber de hacer conocer a los administrados y a la comunidad en general, los actos que aquellas profieran en ejercicio de sus funciones y que conduzcan a la creación, modificación o extinción de un derecho o a la imposición de una obligación, sanción o multa.

El principio de publicidad se encuentra consagrado en el artículo 209 de la Constitución Política, que señala que la función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento entre otros, en el principio de “publicidad”, el cual se evidencia en dos dimensiones.

 La primera de ellas, como el derecho que tienen las personas directamente involucradas, al conocimiento de las actuaciones judiciales y administrativas, la cual se concreta a través de los mecanismos de comunicación y la segunda, como el reconocimiento del derecho que tiene la comunidad de conocer las actuaciones de las autoridades públicas y, a través de ese conocimiento, a exigir que ellas se surtan conforme a la ley. Al efecto, esta Corporación en Sentencia C- 096 de 2001, dijo:

“Un acto de la administración es público cuando ha sido conocido por quien tiene derecho a oponerse a él y restringir el derecho de defensa, sin justificación, resulta violatorio del artículo 29 de la Constitución Política”

[…] los actos de la administración solo le son oponibles al afectado, a partir de su real conocimiento, es decir, desde la diligencia de notificación personal o, en caso de no ser ésta posible, desde la realización del hecho que permite suponer que tal conocimiento se produjo, ya sea porque se empleó un medio de comunicación de aquellos que hacen llegar la noticia a su destinatario final […], o en razón de que el administrado demostró su conocimiento […].

[…] la Corte no […] puede considerar que se cumplió con el principio de publicidad, que el artículo 209 superior exige, por la simple introducción al correo de la copia del acto administrativo que el administrado debe conocer, sino que, para darle cabal cumplimiento a la disposición constitucional, debe entenderse que se ha dado publicidad a un acto administrativo de contenido particular, cuando el afectado recibe, efectivamente, la comunicación que lo contiene. Lo anterior por cuanto los hechos no son ciertos porque la ley así lo diga, sino porque coinciden con la realidad y, las misivas que se envían por correo no llegan a su destino en forma simultánea a su remisión, aunque para ello se utilicen formas de correo extraordinarias”

Fuente de investigación principal: Corte Constitucional, Sentencia C-341 de 2014


Compartir artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *